viernes, 14 de diciembre de 2007

Simple Vs SImplista

En el último número del AJP, aparece este artículo en el que se propone simplificar los criterios diagnósticos, porque algunos resultan largos y difíciles de recordar (!!!!). El artículo destaca que prácticamente los porcentajes de validez son los mismos si se seleccionan 4 síntomas "duros" en lugar de los 9 que hay en el DSM.
Varias reflexiones merece ésto, pero hay una conceptual en primer lugar: el DSM no está hecho para HACER diagnósticos, sino para, después de hacer un diagnóstico clínico, ver en qué categoría estadística entra (si es que entra en alguna).
Esto le da una vuelta de tuerca más a la sobresimplificación de la psiquiatría, orientada a que los médicos de medicina general puedan hacer diagnóstico y tratamiento (empujado a su vez por la industria, que así multiplica sus ganancias).
Creo que este impulso va a seguir y vamos a entrar en la etapa de tristeza = antidepresivo.
Lo que me mató es el argumento: dificultad para recordar los criterios. ¿Quién necesita tenerlos memorizados si se trata de una tabla de consulta que se puede tener accesible en cualquier momento?
En los encares de la residencia, aparentemente (no hay NADA por escrito) se solicita el diagnóstico por alguno de los sistemas de clasificación y no creo que esté prevista la posibilidad de tener las tablas a mano. Así se alimenta la noción de que el diagnóstico se hace "por DSM "(o CIE para el caso).
Una vez más: el diagnóstico lo hace el clínico. El manual es solamente con finalidad estadística y para generar un lenguaje común LUEGO de realizar el diagnóstico.
Publicar un comentario